La Vuelta al Cole


Como siempre, los niños lloran al entrar a las escuelas. Este año también lloran los padres al salir de las librerías. Y los libreros al hacer la declaración del IVA.

Vestir a los pequeños para que vayan a clase desnuda a los padres. Pagarles el comedor empieza a ser tan caro que es mejor comprarles un Ipad para que se distraigan a la hora de comer. Por no hablar de la cuota del autobús: ya hay familias que están enseñando a sus pequeños a hacer “el puente” a un automóvil para que vayan por sus propios medios. Cuando llegue el invierno, en lugar de calefacción, las escuelas pondrán un disco de reggaetón para que los niños lo bailen, que es un ritmo muy caliente.

Y a rezar para que Marianín vaya haciendo satisfactoriamente los deberes que le mande la seño Merkel. Que, si no, el castigo por los suspensos de Marianín nos lo pondrán a todos nosotros. Es la pedagogía del BCE.

Más en http://blogs.deia.com/asteero/2012/09/10/vuelta-al-cole