Wert, nuestro Cencerro de la Semana

El ministro de Educación es incapaz de pasar inadWERTtido. Sus palabras se convierten inexorablemente en auténticos WERTidos tóxicos en el revuelto mar de la política. Lo último ha sido tratar de llevarse al WERTo la descentralización educativa, perWERTiéndo su espíritu y reWERTiendo su sentido. Un intento digno de un verdadero WERTzotas.

Más en: http://blogs.deia.com/asteero/2012/10/13/filtraciones/