Ni siquiera Aduriz pudo exorcizar la maldición que persigue al Athletic cuando se enfrenta al Espanyol en Barcelona

Ni siquiera Aduriz pudo exorcizar la maldición que persigue al Athletic cuando se enfrenta al Espanyol en Barcelona