El presidente de la Diputación de Bizkaia, en el diván del doctor Txok