Marc Márquez, la sonrisa sobre ruedas

Marc Márquez, la sonrisa sobre ruedas

Marc Márquez, a sus 21 años, casi no tiene edad para sacarse el carnet de conducir grandes motocicletas de carretera y ya es cuatro veces campeón del mundo de velocidad. A los 17 ganó el mundial de 125, luego el de Moto 2 y, desde que llegó, es el rey de Moto GP.

Ha roto todos los récords y nadie conoce aún sus límites. Dotado con el talento de Rossi, la determinación de Lorenzo, el cerebro de Pedrosa y la devoción por el límite de Simoncelli, le salieron los dientes entre vídeos de las trazadas de Doohan.

Es tan joven que todavía no ha entendido que ser piloto de Moto GP es un oficio y lo vive como una aventura. Eso nos saca la sonrisa a los aficionados cada vez que le vemos cimbrearse con sus 57 kilos sobre un tigre con motor de rinoceronte.

Y quizá por eso no conoce las fronteras de su propia sonrisa.