El salto de Javi Martínez crea escuela

 

Javi Martínez saltando la valla. Qué gran metáfora de todos nosotros tratando de llegar a fin de mes. A lo mejor por eso, por lo que tiene de imagen que llega al inconsciente colectivo, ha calado tanto esa acción del ya exfutbolista del Athlétic.

Esa valla es todo aquello que nos impide alcanzar lo que anhelamos. Pero, concretando, ¿qué podía guardar Javi en su taquilla de Lezama para tratar de rescatarlo en plan amante italiano recién licenciado del servicio militar? ¿a qué podría responder semejante incontinencia?. Quizá guardaba la lencería de una amante secreta. O una notificación de Hacienda Foral. O, lo que sería imperdonable y es por lo que se inclina la parte maliciosa del personal, una camiseta del Real Madrid dedicada por Cristiano Ronaldo. Esto último lo explicaría todo. “Para meu amigo Javicho, du coraçao: Cris”, escrito sobre la elástica blanca con el número 7. Pudiera ser.

De todos modos, y aunque Javi merezca comprensión, hay algo inconsistente en su relato. Es seguro que, tras ser detectado por el guarda, no dijo que era Martínez a la vez que mostraba el DNI. En ese caso, el guarda le hubiera molido a porrazos al grito de “Gure estiloa, kontxo, gure estiloa!!”. Y el hombre sólo hubiera seguido las instrucciones que ha dado a los de seguridad el presidente Urrutia en persona en lo referente a trato a futbolistas que se van del Athletic.

Así están las cosas en Lezama.

Más en http://blogs.deia.com/asteero/2012/09/15/un-salto-que-crea-escuela/