Crecer es desmoronarse

Los adultos no somos más que niños en ruinas