Un taller de chistes gráficos para niños de entre 6 y 12 años

Asier y Javier muestran viñetas a niños de 6 a 12 años en la Sal Rekalde de Bilbao antes de iniciar el taller de humor gráfico

Aquí estamos, mostrando viñetas a niños de 6 a 12 años en la Sal Rekalde de Bilbao antes de iniciar el taller de humor gráfico. ¡Entusiasmados!

Dos grupos en torno a las 25 niños y niñas de entre 6 y 12 años nos hicieron disfrutar el sábado 28 de febrero en nuestro taller de humor gráfico en la Sala Rekalde de Bilbao. El primer grupo integró el taller que se  desarrolló entre las 11:00 y las 13:00 horas  y el segundo entre las 17:15 y las 19:15 horas. El taller fue gratuito y la chavalería participó muy, pero que muy, activamente.

No fue necesario mucho material: un buen taco de hojas tamaño A-3, rotuladores, lápices, ceras de colores, el suelo, una pizarra lavable, un proyector, las paredes… y mucha imaginación. Proyectamos una viñeta a gran tamaño sobre una de las paredes de la sala, la analizamos y ya está el proceso en marcha.

Acabamos de despertar a la fiera: la afición a dibujar ventanas, viñetas, bocadillos...

Acabamos de despertar a la fiera: la afición a dibujar ventanas, viñetas, bocadillos…

En ese punto empezamos a explorar con los pequeños el manejo de los códigos del humor gráfico: la viñeta, las ventanas, los epígrafes, los bocadillos, las líneas cinéticas, las posibilidades que ofrecen el punto, la línea y el círculo, los cambios de expresión en un rostro, etc. El objetivo final era que los dibujantes salieran del taller con su propio chiste dibujado. Y lo hicieron. La gran mayoría con unas viñetas maravillosas. Todas, sorprendentes.

Materiales sencillos: lápices de colores, papel, el suelo... y mucha imaginación.

Materiales sencillos: lápices de colores, papel, el suelo… y mucha imaginación.

Aprovechando que estábamos en la Sala Rekalde, también pudimos observar y comparar varias de las viñetas que forman parte de la exposición “Sálvese quien podamos” que inauguramos la semana pasada en la misma sala bilbaina  y que permanecerá hasta el 19 de enero.

Lo importante: estamos encantados de aprender de los niños y niñas; son todos auténticos artistas.

Queremos más.

Imagen

Imagen

 

 
 

Gracias por el calor que habéis dado a “¡¡¡Sálvese quien podamos!!!”

Imagen

Para nosotros la presentación de ¡¡¡Sálvese quien podamos!!!” era como llevar una criatura de nuestras carne a la pila bautismal. Ni siquiera la solvencia y el prestigio del padrino que nos guiaba, el multifacético escritor y guionista Juan Bas, ni el prólogo que nos había escrito el Divino viñetista  J.L. Martín, terminaban de tranquilizarnos completamente. La inquietud nos atacaba en cada esquina, como el asesino en serie a las rubias en las malas pelis de terror (y en las buenas también).

En estas ocasiones da miedo la indiferencia y pánico el rechazo. Pero todo se diluyó cuando nos acercamos a la puerta del salón de la Casa de Cultura de Barrainkua. “Vais a tener que poner más sillas y el aire acondicionado” nos dijo Juan Bas. Lleno. Abarrotado de sonrisas y saludos. Luego, la inteligencia y la experiencia de Juan lo transformó todo en terriblemente fácil. Conversamos sobre el humor gráfico, sobre el humor, el cine, la literatura, la vida, la crisis, otra vez el humor gráfico. Nos divertimos. Y sentimos el calor.

Estaba el maestro K-Toño, las buenas y populares actrices Maribel Salas y Sol Maguna, la diseñadora gráfica Leticia Garbisu, el también diseñador gráfico y artista multiusos Nacho Marcos, el gran hombre-celuloide Asier Morejón y su hermano radiofónico Joserra, el interiorista Iñigo Carnicero, el automotriz Iker Lejona, Las Feuchas, los compadres de Lagun Artean y de Moskotarrak y Luis, Belén, Montse, Inmma, Ana, Iñaki, Fran, Ainhoa, Amaya, Natxi, Koldo, Leire, Xabier, María, Patxi … Todos y más. Quienes llamaron. Quienes enviaron sms. Quienes alentaron en la distancia.

Queremos daros las gracias. Porque nos habéis superado. No podíamos imaginar algo así. Con tal bautizo, a “¡¡¡Sálvese quien podamos!!!” le espera, seguro, una vida larga y próspera, aunque no venga con un pan bajo el brazo. Que ustedes lo rían bien.

GRACIAS

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen